Saludables/ Una buena idea

¿COCINAR CON MENOS SAL? ¡ES POSIBLE!

Cuando nos ponemos en pie de dieta, lo primero en lo que pensamos es en comer lechuga. Y lo segundo, bajar la ingesta de sal.

Al disminuir la sal en nuestras comidas obtenemos muchos beneficios, como, por ejemplo, mantenemos a raya la peligrosa hipertensión arterial y evita la retención de líquidos, disminuyendo la hinchazón en las extremidades y la (horrible) celulitis. Pero, además, disminuyen las bolsas en los ojos (ojeras), luciendo en general menos hinchados.

Pero, ¿cómo cocino con menos sal, sin que esto implique comer desabrido? Aquí unos tips bien interesantes:

– Introduce especias en tus recetas. Así obtienes más sabor y al mismo tiempo, disimula la falta de sal. Puedes comerlas en forma ilimitada, ya que son saludables y aporten un toque especial a los platos. Algunas opciones pueden ser el ajo, la cebolla, el perejil, cilantro, menta, romero, orégano, albahaca, comino y tomillo. El único cuidado que debe tener es que no invadan el sabor de tu comida y te impidan sentir los otros ingredientes. Pero ahí puedes ir midiendo a tu gusto.

– Para evitar que las carnes pierdan su sabor y jugo, puedes sellarlas. ¿Cómo? Fácil: ponla en un sartén caliente antiadherente, como el sartén con mango removible Ingenio de Tefal. Y después de eso, prepárala como lo tenías pensado.

– La sal baja en sodio también es un buen sustituto. Su sabor es ligeramente distinto, pero servirá si te cuesta renunciar este aliño.

También te podría interesar

Sin comentarios

Escribe un Comentario