Vida Sana

Comer dulce sin culpas

¿Te gusta la Nutella, los postres, las tortas, los pasteles, los chocolates, y en general todo lo que es dulce? A todos nos pasó alguna vez, no importa la hora, tampoco el lugar y, para muchos en épocas de estrés, ocurre mucho más; la tentación de comer algo dulce es un deseo que muchas veces genera culpa -o casi una escena de una película de terror- por el miedo a los kilos que pueda arrastrar.

No es novedad que el consumo excesivo de azúcar sea una de las principales razones de problemas de peso y disminuir su consumo es una recomendación conocida que dan los especialistas en alimentación saludable. Sin embargo, tampoco se trata de la dictadura “no azúcar”, sino de ser conscientes que hay alternativas más sanas que pueden ser una buena opción para reemplazarla.

Tefal quiere ayudar a saciar esas ganas -a veces incontrolables- de comer dulce, pero “sin culpas”, proponiendo una preparación fácil de hacer y muy sana.

La cocinera saludable Connie Achurra compartió una receta simple con ingredientes sencillos y al alcance de la mano. El secreto es tener una licuadora powerfull como la Infiny Force de Tefal que, según el modelo, tiene hasta 12 velocidades para sorprender a tus comensales con preparaciones simples u otras más complejas que tienen ingredientes más duros y difíciles de procesar.

Acá va el paso a paso ¡Pon atención!

Mantequilla Choco – Maní

Si prefieres ver un video para saber su preparación, en este link https://youtu.be/nekhD6pLuBQ Connie Achurra muestra el paso a paso de esta increíble y rica receta.

Y para que no te pierdas en el camino, acá van todos los detalles:

Ingredientes:

  • 1 taza (250 gramos) de maní natural sin sal
  • Cacao amargo a gusto
  • Miel a gusto

¡Manos a la obra!

Pon el maní en tu licuadora. Si es la Infiny Force de Tefal usa las velocidades medias hasta llegar a la número 11, que es el secreto para que quede una pasta perfecta.

¿Otro dato clave? De cuando en cuando detén la licuadora para ir revolviendo la preparación; esto servirá para acelerar el proceso y que quede una mantequilla uniforme.

Una vez que logres la textura que quieres, saca la mezcla y ponla en un recipiente para agregar el cacao amargo e incorporarlo a la mantequilla de maní (¡Sí, lo primero que hiciste fue mantequilla de maní!)

¿Y la dulzura? El último paso es incluir la miel, la que también debes mezclar con los demás ingredientes. (¡OJO! ¿Dulce? Solo una cucharadita ¿Súper dulce? Dos cucharaditas).

Un secreto…

¿Te gusta crunchy o la prefieres cremosa y más líquida? La ventaja de hacer tu propia “Mantequilla Choco-Maní” es que puedes ir monitoreando hasta lograr la textura que quieras. Mientras más tiempo proceses el maní, lograrás una mezcla más suave.

¡Ahora a disfrutar! Ponla sobre fruta, en panqueques, waffles, unta el pancito o simplemente cómela a cucharadas solo porque es rico hacerlo.

 

También te podría interesar

Sin comentarios

Escribe un Comentario